close
may 20, 2020
may 20, 2020

Los efectos de utilizar un substituto en CS:GO

Cómo utilizar un substituto o suplente

Adaptar a un jugador substituto

Adaptarse a un jugador substituto

El impacto de utilizar un substituto

Los efectos de utilizar un substituto en CS:GO

Algunas veces, los equipos de CS:GO optan por utilizar jugadores substitutos o suplentes. Equipos como Astralis aumentaron su cantidad de miembros a siete para poder utilizar substitutos. Por eso, el ex jugador profesional de CS:GO Mathieu “Maniac” Quiquerez analiza el impacto que esto puede tener en los planteles.

En el Counter-Strike, los equipos muchas veces deben utilizar substitutos o suplentes. ¿Cómo impacta esto en su desempeño? ¿Qué factores intervienen? De más está decir que yo mismo tuve que enfrentar esta situación una gran cantidad de veces mientras jugaba, ya sea como parte de un equipo que perdió un miembro o como jugador suplente de un plantel.

También tuve el placer de analizar y transmitir este tipo de situaciones en los últimos años. En primer lugar, explicaré dos enfoques distintos que puede aplicar un equipo a la hora de utilizar un substituto y analizaré los pros y contras de cada uno. Para finalizar, abordaré el impacto que genera el jugar con un substituto sobre el estado emocional del equipo durante las competencias oficiales.

Adaptar a un jugador substituto

Si me permiten hacer una clasificación simple, uno de los factores que podemos observar al hablar sobre un suplente es la posición y el rol que cumple en el juego. En pocas palabras, si el equipo se adapta al substituto o si el substituto se adapta al equipo. Primero debemos analizar los casos en los que el suplente intenta cumplir exactamente el mismo rol que el jugador al que reemplaza.

Tener un suplente en el equipo durante una competencia oficial siempre alivia un poco la presión.

Si miramos el lado positivo, poner a un suplente en esa posición le permite al líder del juego apoyarse mucho en la estrategia y estilo de juego ya existentes. Prácticamente no será necesario elaborar acciones y soluciones espontáneas para las estrategias defensivas u ofensivas. Esto también nos permite prepararnos de forma más eficiente en esta situación porque los roles que jugará el substituto ya se conocen y han sido analizados, por lo que se los puede presentar de manera comprensible.

Es en este punto que las cosas pueden complicarse dentro de este mundo teóricamente hermoso. Es evidente que no hay margen de error en las acciones precisas, oportunas y eficaces. Para que las tácticas funcionen, muchas veces los miembros del equipo deben cumplir ciertos tiempos y utilizar cierta cantidad de herramientas, entre otras cosas. Añadir un suplente a esta combinación aumenta ampliamente las probabilidades de cometer errores al implementar dicha táctica y, de esta manera, el plan completo podría caerse a pedazos. Se puede decir lo mismo sobre las defensas y estrategias preparadas.

Aunque se puede debatir sobre el lugar donde se ubicarán los jugadores A, B y C y hacia dónde apuntarán, requiere horas de práctica que todos conozcan las reacciones de sus compañeros de equipo ante las diferentes situaciones que pueden presentarse.

En medio del caos, puede ser aún peor suponer erróneamente que nuestro compañero de equipo (o en este caso el suplente) actuará según lo establecido en lugar de simplemente entender que uno se encuentra solo y que debe hacer algo. Intentar optimizar la participación de un suplente al adaptarlo a la estructura del equipo claramente tiene sus ventajas. Sin embargo, al igual que en la guerra, el más mínimo error puede generar un desastre.

Adaptarse a los jugadores substitutos

Con el paso del tiempo, algunos líderes de equipo llegaron a esta conclusión y, si bien es un fenómeno poco usual, muchas veces veo equipos que utilizan al jugador suplente literalmente como una bala perdida. Le dan al substituto toda la libertad del mundo para ser agresivo, ya sea como atacante o defensor, y le permiten “jugársela” por lo que cree apropiado y emplear las armas que más le gustan.

Poner a un suplente en esa posición le permite al líder del juego apoyarse mucho en la estrategia y estilo de juego ya existentes.

El claro beneficio de este enfoque es que podremos maximizar el desempeño individual del jugador suplente. ¿Cuáles son los beneficios de jugar al CS:GO y poder hacer literalmente lo que nos plazca? Resulta mucho más difícil predecir los movimientos del equipo porque cualquier tipo de contraofensiva o preparación se vuelve automáticamente nula.

Además, darle este tipo de libertad a un substituto le genera una gran complicación al equipo contrario. Es probable que el suplente no respete con exactitud las reglas tácitas de Counter-Strike y se mueva de un modo más agresivo que el que supone el paradigma estratégico habitual. Obviamente este enfoque es un arma de doble filo, ya que deposita demasiado en el ímpetu.

Si como líderes de juego decidimos aplicar esta estrategia con el substituto, necesitaremos que el resto de los miembros del equipo ganen partidas por sí solos y limitar la intensidad táctica de nuestro estilo de juego. El problema empieza cuando el equipo llega a su límite y necesita algunas jugadas para salir de una situación complicada.

Además, permitir que un substituto juegue como quiera también requiere una gran cantidad de flexibilidad por parte del resto del equipo, que tendrá que adaptarse a él y darle su espacio. Como resultado, el desempeño de los otros miembros del equipo seguramente disminuya. Para tener éxito a largo plazo al jugar CS:GO con un cabo suelto como este, el juego debe ser demasiado unidimensional. No obstante, esto podría ayudarnos a ganar algunas partidas interesantes (y divertidas).

El impacto de utilizar un substituto

Por último, tener un suplente en el equipo durante una competencia oficial siempre alivia un poco la presión. Si bien el objetivo de este artículo no es hablar sobre las razones por las que esto sucede, podemos mencionar las bajas expectativas, la actitud “no hay nada que perder” y una mayor presión sobre el oponente, entre otras. Me ha tocado estar en esa posición y sé que comenzar un juego con la idea de que cada una de las partidas que ganemos afectarán emocionalmente al oponente es, de alguna manera, una sensación agradable.

Muchas veces es en estas circunstancias que los jugadores estrella se desempeñan de forma poco civilizada, ya que se liberan de los límites de los protocoles habituales y piensan diferente. Es más, algunos jugadores llegan a desempeñarse mucho mejor de lo que acostumbran cuando se dan cuenta de que su equipo, como tal, no tiene lo necesario para ganar la competencia de forma táctica por estar jugando con un suplente.

Entonces comienzan a jugar de forma más agresiva, a tomar más riesgos y a ponerse el equipo al hombro. Aunque a veces pueda resultar psicológicamente relajante e incluso motivador, tener un substituto nunca será algo de lo que alegrarse. Si bien puede tener algunas ventajas, en función de la forma en que se encara la situación y de la manera en que se incluye al substituto en la estructura del equipo, jugar en estas circunstancias seguirá siendo un gran desafío.

Inicio de eSports
Lea más artículos de CS:GO aquí
  • Etiquetas

Acerca del autor

Mathieu Quiquerez

Now retired from being a professional player for teams including LDLC and Titan, Mathieu “Maniac” Quiquerez has become a widely recognised CS:GO analyst, featuring at events such as ESL One New York and the BLAST Pro Series. Alongside his immense knowledge of the game and its past iterations (having competed in CS:GO, CS: Source and CS 1.6), Mathieu is also the third highest earning Swiss esports player of all time.

Mostrar más Mostrar menos