nov 16, 2016
nov 16, 2016

La historia de la lotería

La historia de la lotería
El sueño de ganar la lotería ha sido una parte esencial de la historia de la humanidad a lo largo del tiempo. Políticos, filósofos, emperadores y por último, pero no menos importante, los ganadores de la lotería se han beneficiado de maneras diferentes. Pero, ¿quién inventó la lotería y por qué? ¿Qué personajes históricos se han beneficiado más de las loterías y cómo? Sigue leyendo para conocer la extraordinaria historia de la lotería, desde su comienzo hasta la actualidad.

Aunque los primeros indicios de una lotería se remontan a la dinastía Han en China alrededor del año 200 a. C., las loterías no se crearon (de la forma que las conocemos hoy en día) hasta la época del emperador romano César Augusto, el hijo adoptivo de Julio César.

Las loterías como alternativa a los impuestos en la antigua Roma.

En esa época, la ciudad de Roma tenía la necesidad imperiosa de realizar varias obras, pero el pueblo tenía que pagar gran cantidad de impuestos por lo que cualquier subida de impuestos provocaría la agitación social. César Augusto fue el primero en concebir la idea de organizar una lotería como medida para aumentar tanto los ingresos públicos como su popularidad. Más de dos milenios después de César Augusto, los Gobiernos siguen utilizando las loterías como forma de recaudar fondos para los proyectos cívicos.

César Augusto fue el primero en concebir la idea de organizar una lotería como medida para aumentar tanto los ingresos públicos como su popularidad.

Alrededor de 200 años después, otro emperador romano, llamado Elagabalus, mostró un interés peculiar por las loterías. Lo que inicialmente comenzó como un juego con premios como esclavos y tierras, pronto se convirtió en loterías públicas obligatorias, en las que los boletos de lotería se lanzaban a la multitud con una catapulta.

Con los boletos también se lanzaban serpientes vivas y premios como avispas, abejas, animales muertos y sentencias de muerte, con lo que no es de extrañar que el joven emperador fuera asesinado cuando tenía 18 años.

Cómo hizo Voltaire una fortuna con la lotería

El filósofo francés, conocido por su seudónimo Voltaire, no fue económicamente independiente hasta que conoció al matemático Charles Marie de La Condamine. Se conocieron en una cena en la que La Condamine le sugirió un plan que les haría más ricos de lo que nunca habían podido imaginar.

El Gobierno de Francia había creado una lotería dirigida a persuadir a los ciudadanos para que compraran bonos. El propietario de cada bono podría comprar un boleto de lotería al coste de 1/1000 del valor del bono y los ganadores obtendrían un bote de 500 000 livres, una cantidad de dinero desorbitada para la época.

Sin embargo, el Gobierno francés no era muy ducho en matemáticas. El bote no dependía del precio del bono y La Condamine se dio cuenta de que si compraba todos los bonos más baratos aumentaría enormemente sus posibilidades de ganar la lotería.

La Condamine y Voltaire formaron un sindicato de la lotería junto con un grupo de socios pudientes y se repartían el dinero del premio. Tras años de ganancias continuas, el Gobierno descubrió la trama y les llevó a juicio, donde se demostró que no habían cometido ninguna acción ilegal. Esta riqueza le dio a Voltaire la libertad de pasar el resto de su vida escribiendo.

Las loterías y los presidentes de Estados Unidos 

Los Padres Fundadores de los Estados Unidos fueron ávidos usuarios de la lotería tanto para conseguir sus fines políticos como personales. Desde George Washington a Ben Franklin, todos crearon loterías en nombre de la libertad y la financiación.

Ningún presidente de Estados Unidos defendió más las loterías que Thomas Jefferson, que intentó organizar una lotería para pagar sus deudas cuando ya tenía una edad avanzada.

Allá por el año 1747, el problema más acuciante no eran los hombres armados, sino el dinero. La solución de Franklin consistió en organizar una lotería y tuvo tanto éxito que presumía de estar cerca de vender todos los boletos de la lotería de Filadelfia en siete semanas, mientras las loterías de Nueva York y Nueva Inglaterra tardaban siete meses. Con los ingresos que obtuvo, compró un cañón para proteger a Filadelfia.

Alrededor de 30 años después, George Washington intentó organizar una lotería a fin de recaudar fondos para la construcción de una carretera a través de las montañas Allegheny, en Virginia, y de un complejo vacacional en la zona ahora llamado The Homestead, Hot Springs, Virginia.

El intento de organizar esta lotería fracasó en parte debido al creciente número de loterías en esa época. Los boletos de lotería estaban firmados por George Washington y ahora se han convertido en artículos de coleccionista. El último precio por el que se vendió uno de los 25 boletos restantes fue de 13 500 $ en 2006.

Sin embargo, nadie defendió más las loterías que Thomas Jefferson. Jefferson intentó, junto con su nieto, organizar una lotería para pagar sus deudas. En un intento de convencer a la asamblea legislativa de Virginia, escribió este famoso mensaje: “Lejos de ser inmorales, las loterías son indispensables para la existencia del hombre”. Afortunadamente para él, falleció sin saber que su plan no había funcionado.

Las loterías han captado la imaginación de la gente durante siglos y siguen gozando de gran popularidad a pesar de las astronómicas probabilidades en contra de conseguir un bote que cambiaría la vida del ganador. Pero, ¿cómo de pequeñas son exactamente las probabilidades y qué puedes hacer para ganar dinero con la lotería? Para averiguarlo, lee nuestro artículo ¿Cuáles son las posibilidades reales de ganar la lotería? 

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.