abr 9, 2020
abr 9, 2020

Cinco principios clave de las apuestas que debes recordar

Recuerda cuál es el objetivo final

Conoce a la competencia

No siempre se trata de ganar

Cuida el dinero

Cinco principios clave de las apuestas que debes recordar

Las apuestas deportivas no se tratan simplemente de seguir ciertas reglas o pautas que te garantizan el éxito. Lo que funciona para una persona puede no hacerlo para otra. Una vez dicho esto, existen algunos principios básicos muy útiles que los apostadores deberían seguir. Continúa leyendo para descubrir cuáles son los cinco principios clave que todos los apostadores deben recordar.

El hecho de que Pinnacle cuente con miles de artículos en su archivo de Recursos de apuestas demuestra que hay mucho por aprender sobre esta actividad. Independientemente del deporte en el que apuestes, las nociones básicas para el éxito son las mismas para muchos apostadores. Estas nociones son sencillas, pero fundamentales.

A pesar de su importancia, muchos no las tienen en cuenta a la hora de apostar. Ignorar estos principios básicos es un error que no puedes darte el lujo de cometer si quieres obtener una ganancia a largo plazo. Aunque parezca obvio, si logras incorporar estos principios y apegarte a lo que dicen, es probable que veas un impacto positivo en tus apuestas.

Entender los conceptos básicos es solo el comienzo. Los apostadores, especialmente aquellos a los que muchos aspiran a parecerse, pasan años cultivando el conocimiento y las habilidades que se necesitan no solo para identificar las ineficiencias del mercado de apuestas sino también para sacar provecho de ellas. Sin embargo, esto no significa que se hayan olvidado de las primeras lecciones que recibieron.

Ya sea que te estés iniciando en el mundo de las apuestas, que estés comenzando a disfrutar del éxito o que lleves décadas haciéndolo, al hacer una apuesta debes tener siempre presente los cinco conceptos clave que se describen en este artículo.

Recuerda cuál es el objetivo final

Muchos apostadores seguramente hayan sentido alguna vez que se alejaban del camino que intentaban seguir. Si apuestas por diversión es posible que esto no se aplique necesariamente a tu caso, pero para muchos apostadores el objetivo es lograr que el dinero que invierten les dé una ganancia.

Los mejores apostadores no lograron serlo simplemente por saber cómo ganar. Son los mejores porque saben perder y no dejan que les afecte.

Si bien con cada apuesta que haces puedes ganar o perder dinero, medir el éxito en función de cada apuesta no es aconsejable, ya que hasta con las apuestas más inteligentes se puede perder dinero debido a la varianza. Esto quiere decir que los apostadores deben recordar que las apuestas son un juego a largo plazo y que, si bien puede haber altibajos, el objetivo es seguir en pie con el paso del tiempo.

Si prestas demasiada atención a las apuestas individuales es más probable que no prestes atención al panorama completo. Ya sea que ante una derrota intenten recuperar algo de dinero o se dejen llevar por una victoria y hagan apuestas sin pensar o razonar lo suficiente, los apostadores deben reflexionar sobre el impacto que podrían tener sus decisiones en una semana, en un mes o en un año.

Las apuestas requieren esfuerzo, paciencia y dedicación. No tendrás éxito de la noche a la mañana y, aunque lo tuvieras, podrías perderlo todo muy fácilmente al día siguiente. Más allá de si ganas o pierdes al apostar, debes tomar esa apuesta como lo que es y seguir adelante sin olvidar el objetivo final.

Conoce a la competencia

En general, cuando alguien comienza a apostar cree que lo único que tiene que hacer es vencer al corredor. Si el corredor se queda con su dinero, el objetivo es intentar recuperar al menos una parte. Sin embargo, cuando comienzas a aprender más sobre los mercados de apuestas y cómo funcionan, de inmediato te das cuenta de que tiene mucho más que ver con vencer a otros apostadores.

Obviamente es el corredor quien publica las cuotas con las que apuestas y quien se queda con los depósitos que haces, por lo que es fácil entender por qué los apostadores buscan vencerlos. Lamentablemente, esta es una guerra que no podrás ganar. Y aunque lograras ganar la batalla de las cuotas, hay muchas otras personas que la pierden (los corredores no existirían si no fuera así).

Cuando se publican las cuotas de un mercado por primera vez, son otros apostadores los que ayudan a darles forma. Es contra estos apostadores que debes competir para intentar obtener algún valor disponible en el mercado.

También es importante recordar que esta competencia con los apostadores es relativa. No importa si eres capaz de pronosticar con precisión los resultados de los partidos de fútbol antes de que se jueguen, si hay otras personas con pronósticos más precisos que los tuyos, esas serán las que ganen.

No siempre se trata de ganar

Tal como mencioné previamente, debido al nivel de aleatoriedad de los deportes es posible que tengas mala suerte al apostar. Podrías hacer una apuesta en la que, si el evento se jugara 10 veces, ganarías en 9 oportunidades. Pero resulta que la vez que apuestas es la única en la que terminas perdiendo. Por ello es importante recordar que no ganarás cada vez que apuestes.

Ganar €3,40 en un apuesta puede parecer poco, pero al cabo de un año podrían convertirse en €1000. Y de pronto, todo se torna mucho más interesante.

Las personas creen que los apostadores conocidos por ganar grandes sumas de dinero en las apuestas tienen algún tipo de truco. Pero la idea de que una persona pueda encontrar siempre la apuesta perfecta para que todo salga según lo planeado es absurda. Este tipo de apostadores también pierden, aunque con menos frecuencia que con la que ganan.

Al saber que la derrota es una de las pocas certezas que existen en las apuestas, es fundamental que los apostadores sepan cómo enfrentarla. Un ejercicio muy útil es analizar la apuesta, tratar de determinar porque no ganó, repasar todo lo que sabías antes de hacerla y preguntarte si la volverías a hacer. Si la respuesta es sí, significa que hiciste todo lo que podías. Si la respuesta es no, quizá es momento de replantearte la forma en que tomas decisiones, como primera medida.

Los mejores apostadores no lograron serlo simplemente por saber cómo ganar. Son los mejores porque saben perder y no dejan que les afecte.

No tienes todo el control.

Una de las cosas más difíciles de aceptar para cualquier persona es la falta de control, especialmente si se trata de algo sobre lo que piensa que tiene todo el poder de decisión. Si bien todos deberían saber que tienen muy poca influencia sobre el desempeño de un partido de fútbol, ¿cuántos realmente saben que no tienen todo el control sobre lo que apuestan o la razón por la que lo hacen antes del partido?

Las tendencias de comportamiento tienen un gran impacto en la forma de tomar decisiones al apostar. Por ello, cuanto más pronto lo sepas, mejor. Este es un aspecto importante que deberías recordar constantemente y no solo como apostador. Si bien no puedes controlar estas tendencias de comportamiento, conocerlas y saber en qué medida predominan sin dudas te ayudará.

Cualquier cosa, ya sea la memoria selectiva sobre ciertos eventos, cambiar una opinión que solías tener o la razón por la que hacemos o no hacemos una apuesta específica, puede verse afectada por estas tendencias. Como su nombre lo indica, estas tendencias nos alejan del razonamiento lógico, el cual obviamente no hace buenos pronósticos en un mundo que implica riesgos y dinero.

Cuida el dinero

Una apuesta de €10 y una de €10 000 pueden significar lo mismo para distintas personas. No importa si apuestas poco o mucho, para lograr éxito a largo plazo la clave es optimizar tu dinero.

Administrar el dinero es una parte fundamental de las apuestas, ya sea que las tomes en serio o no. Si apuestas por diversión, solo deberías invertir lo que esté a tu alcance. Si vives de las apuestas, contar con efectivo, maximizar tus posibles ganancias y limitar tus posibles derrotas son los aspectos que marcan la diferencia entre desarrollar una carrera profesional y fracasar.

Aprovechar al máximo el dinero que inviertes no hace referencia únicamente a optimizar el monto de cada apuesta individual sino también a las cuotas con las que lo haces. La diferencia entre las cuotas de 2,34 y las de 2,36 puede parecer mínima, pero a largo plazo hasta las diferencias más diminutas cuentan en las apuestas.

Comparar las cuotas (o la venta de líneas) puede parecer demasiado trabajo por muy poca recompensa, pero este es otro ejemplo de cómo tener la mente cerrada y prestar atención únicamente a los resultados de las apuestas individuales puede tener un impacto negativo. Ganar €3,40 en un apuesta puede parecer poco, pero al cabo de un año podrían convertirse en €1000. Y de pronto, todo se torna mucho más interesante.

Estos cinco principios clave son solo una pequeña parte de las apuestas. Sin embargo, de la infinita cantidad de cosas que hay que aprender, recordar y poner en práctica, son un muy buen punto de partida. Recordar el objetivo final, conocer a la competencia, entender que no solo se trata de ganar, que no tienes el control de todo y que debes cuidar el dinero no son garantía de éxito. Pero saber todo esto sin dudas te ayudará mucho.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.