close
feb 28, 2018
feb 28, 2018

Apuestas a marcador exacto: lo que necesitas saber

¿Son rentables las apuestas a marcador exacto?

Creación de modelos para los marcadores exactos

Sesgo improbable favorito y apuestas a marcador exacto

Apuestas a marcador exacto: lo que necesitas saber

Las apuestas a marcador exacto son uno de los mercados de fútbol más populares para los apostantes recreativos. En este artículo, el experto en apuestas Joseph Buchdahl analiza las apuestas a marcador exacto utilizando cuotas de marcadores “verdaderas”. ¿Son rentables las apuestas a marcador exacto? Sigue leyendo para averiguarlo.

Siempre que salgo a la calle y paso junto a una casa de apuestas, me encuentro con una oferta tentadora de una apuesta a marcador exacto que intenta atraerme hacia el interior. Normalmente, esas ofertas dicen algo así como “si el Tottenham gana 2-0 obtienes 100 £ con una apuesta de 10 £”.

Si bien las recompensas parecen atractivas, estos anuncios no se realizan en beneficio del cliente. Al contrario, ocultan una gran ventaja para las casas de apuestas, y estas lo saben. Este artículo investigará lo grande que es esa ventaja en realidad.

Apuestas a marcador exacto

Un mercado popular en las apuestas de fútbol es el que consiste en pronosticar el marcador final de un partido. A diferencia de las cuotas de partido directas, para las que solo hay tres resultados posibles (victoria local, empate o victoria visitante), en este tipo de apuestas hay muchos más marcadores posibles.

Incluso los marcadores más habituales solo se han producido en menos del 12 % de las ocasiones a lo largo de la historia de la liga de fútbol inglesa.

Por lo general, las casas de apuestas limitarán la cantidad de cuotas de marcador exacto utilizando un número máximo de goles por equipo. Si denominamos a ese número n, la cantidad máxima de marcadores posibles que ofrece la casa de apuestas se obtiene mediante la fórmula (n+1)2. Por ejemplo, los partidos finalizados en los que los dos equipos tengan entre 0 y 6 goles en su marcador pueden ofrecer 49 marcadores posibles.

Como es lógico, las cuotas de las apuestas a marcador exacto son considerablemente mayores que las cuotas de partido porque cada posible marcador tiene una probabilidad de producirse mucho menor que la de un resultado directo con victoria local, empate o victoria visitante. Incluso los marcadores más habituales (1-1, 1-0 y 2-1) solo se han producido en menos del 12 % de las ocasiones a lo largo de la historia de la liga de fútbol inglesa.

A las casas de apuestas tradicionales les encantan las cuotas altas. En primer lugar, suponen un buen cebo para atraer clientes. En segundo lugar, dan pie a excelentes historias cuando los apostantes ganan, lo que resulta útil para cumplir el objetivo de atraer todavía más clientes. En tercer lugar, porque las casas de apuestas aplican un margen superior al de las cuotas del partido, esto se debe a la cantidad de resultados posibles y al nivel de incertidumbre.

Por ejemplo, el margen que utilizó Pinnacle para las apuestas a marcador exacto en la semifinal de la League Cup 2017/18 entre el Arsenal y el Chelsea fue del 5,3 %, en comparación con el 2,5 % aplicado a las apuestas a victoria local, empate o victoria visitante, y en este caso solo se consideraron marcadores con un valor n de hasta 3. Otras casas de apuestas utilizan márgenes mucho mayores, en algunos casos de hasta el 60 % cuando n = 6 o superior.

Por último, aunque es el factor más importante, las casas de apuestas acortan los precios mayores mucho más que los precios menores, y lo hacen sin que los apostantes se den cuenta ni se preocupen al respecto.

El sesgo improbable favorito

En junio de 2016 escribí sobre algo denominado el sesgo improbable favorito. Es decir, la tendencia de los apostantes que consiste en sobrevalorar a los no favoritos (y apostar más de lo normal a su favor) e infravalorar a los favoritos (y apostar menos de lo normal por ellos). Dado que somos bastante malos a la hora de evaluar las probabilidades reales, sobre todo en los eventos que tienen un resultado con una probabilidad muy pequeña o muy grande, es fácil que apostemos demasiado dinero a cosas que tienen pocas posibilidades de ocurrir y que no apostemos el dinero suficiente a cosas con muchas posibilidades de ocurrir.

Al mismo tiempo, las casas de apuestas deben protegerse ante la posibilidad de tener que pagar grandes cantidades, especialmente cuando los errores de predicción en los resultados con menor probabilidad puedan tener una repercusión mucho mayor (como veremos a continuación en este artículo). En consecuencia, a la hora de aplicar su margen acortarán mucho más los precios para los no favoritos que para los favoritos.

Creación de modelos para los marcadores exactos

En abril de 2017, Benjamin Cronin, articulista de Pinnacle, nos mostró cómo utilizar la distribución de Poisson para pronosticar el marcador exacto de un partido de fútbol.

Aunque no es un modelo perfecto para pronosticar los marcadores exactos (considera los goles de los equipos locales y los de los equipos visitantes como variables independientes, aunque en la realidad no lo son), hace un trabajo bastante bueno a la hora de simular las probabilidades de los marcadores, lo que se correlaciona estrechamente con las frecuencias de los resultados reales. En concreto, Ben analizó el partido disputado entre el Tottenham y el Everton en la temporada 2016/17 de la Premiership.

Al considerar los partidos que ambos equipos habían jugado la temporada anterior, el modelo de Ben pronosticó que el Tottenham marcaría 1,623 goles. Obviamente, esto es absurdo porque los equipos no marcan fracciones de goles. Sin embargo, desde un punto de vista estadístico, esto nos indica que cabría esperar que el Tottenham marcase una media de 1,623 goles si jugase muchos partidos en casa contra un equipo tan fuerte (o tan débil) como el Everton.

A partir de esta media esperada, la distribución de Poisson nos permite calcular las probabilidades de que el Tottenham marque 1, 2, 3 o más goles, o de que no marque ninguno. Asimismo, Ben calculó que el número esperado de goles del Everton sería de 0,824. La siguiente tabla muestra el cálculo de las probabilidades de los marcadores.

in-article-correct-score-predictions-1-hero.jpg

Mediante una simple inversión, podemos convertir estas probabilidades en cuotas de apuesta decimales “verdaderas”. Por ejemplo, si un resultado tiene una probabilidad de producirse del 25 % (o 0,25), tendría una cuota justa de 4,00. A continuación se muestran las cuotas “verdaderas” correspondientes a los 49 posibles marcadores exactos.

in-article-correct-score-predictions-2-hero.jpg

Comparación de las cuotas de apuesta obtenidas con un modelo y las publicadas

¿Cómo se comparan estas cuotas “verdaderas” de marcador exacto con las cuotas que se publicaron para ese partido? A continuación se muestran los precios medios del mercado, según los valores registrados por el sitio web de comparación de cuotas Oddsportal.com.

in-article-correct-score-predictions-3-hero.jpg

El margen teórico para esta casa de apuestas es del 40 %. Una comparación informal de esta tabla con las cuotas “verdaderas” mostradas anteriormente revela que, a medida que el marcador se vuelve menos probable, las cuotas publicadas comienzan a desviarse significativamente de las cuotas “verdaderas”. No cabe duda de que, al igual que ocurre con las cuotas de partido, la casa de apuestas no aplica su margen equitativamente para todos los resultados. Cuanto menos probable sea el resultado, mayor será el margen específico para ese marcador.

A continuación mostramos las mejores cuotas del mercado. El margen teórico para los mejores precios disponibles sigue siendo del 14 %.

in-article-correct-score-predictions-4-hero.jpg

El sesgo improbable favorito en las apuestas a marcador exacto

La forma más sencilla de calcular el valor del margen específico que una casa de apuestas aplica a cada marcador es dividir las cuotas publicadas entre las cuotas “verdaderas” obtenidas con el modelo.

Por ejemplo, el marcador 0-0 tenía un precio de apuesta medio de 11,23. Si lo dividimos entre el precio obtenido con el modelo para el mismo marcador (11,55), la cifra que obtenemos es 97,2 %. Esto equivale al retorno de la inversión (ROI) esperado que un apostante podría esperar conseguir. Por cada 100 $ apostados, el apostante esperaría un retorno de 97,20 $ o una pérdida de 2,80 $, si repitiese este tipo de apuesta muchas veces.

He aplicado este sencillo cálculo a todos los marcadores y expresado los resultados por medio del siguiente mapa de calor. Cuanto más oscuro sea el color rojo, peor será el retorno de la inversión esperado, lo que quiere decir que la casa de apuestas ha aplicado un margen específico mayor a ese marcador. El color verde indica que el ROI esperado es superior al 100 %.

in-article-correct-score-predictions-5-hero.jpg

Como no es de extrañar, todos los resultados tienen una expectativa negativa, excepto un par de marcadores. Al fin y al cabo, la casa de apuestas no es una organización benéfica. Pero los ROI esperados para los marcadores altos son verdaderamente míseros. Por ejemplo, un empate 3-3 tiene una pérdida esperada de dos tercios. Normalmente, cualquiera que sea lo suficientemente ingenuo para pensar en apostar a empates 5-5 de manera habitual podría esperar perder casi un 99 % de sus apuestas.

Si bien hay algunos marcadores de los que cabría esperar que ofrezcan rentabilidad si se apuesta a los mejores precios del mercado (ver abajo), la idea general sigue siendo la misma: los marcadores altos tienen unas cuotas muy malas.

in-article-correct-score-predictions-6-hero.jpg

Además, no supongas que las cuotas para una victoria del Everton con pocos goles comportaban necesariamente un valor esperado positivo. Los resultados de estos mapas de calor dependen intrínsecamente de la precisión del modelo de Poisson subyacente que se ha utilizado para pronosticar los goles y calcular las cuotas “verdaderas”. Como ya hemos mencionado, el modelo de Poisson tiene limitaciones y cuenta con bastantes detractores. Y lo que quizás sea más importante, no podemos estar seguros de que las cifras de Ben en cuanto a los goles esperados del Tottenham y del Everton sean “verdaderas”. [Si supiéramos exactamente qué son, apostar sería fácil.] Los valores utilizados para los goles esperados son potencialmente una fuente significativa de errores.

Por ejemplo, utilizar valores de 1,93 y 0,88 para los goles del Tottenham y del Everton respectivamente (valores mucho más próximos a los que implican los mercados de apuestas con hándicap de ese partido) garantizaría que ninguna cuota de marcador exacto ofreciese un valor esperado positivo, incluso con los mejores precios del mercado.

La influencia de los errores en los marcadores con pocas probabilidades

Supongamos ahora que creyéramos que el valor de los goles esperados del Tottenham fuese mucho mayor. En sus anteriores diez partidos en casa, este equipo marcó 27 goles, ganando nueve de esos partidos. Asimismo, el Everton llevaba marcando bastantes goles fuera de casa, un total de diez goles en sus anteriores diez partidos, aunque solo habían ganado en dos ocasiones. Si utilizásemos cifras de 2,7 y 1,0 para los goles esperados del equipo local y visitante, es muy posible que hubiésemos estado tentados a apostar por una victoria local por 3-2, obteniendo una ganancia decente con una cuota de 27/1 si el partido acabase con ese marcador.

Con estos modelos de datos, el ROI esperado para este resultado era del 113,5 %, lo que representa un aumento proporcional de más de la mitad en comparación con el 71,1 % mostrado anteriormente. Precisamente por este motivo son tan grandes los márgenes que las casas de apuestas aplican a los marcadores menos probables. Cuanto menor sea la probabilidad de un resultado, mayor será la repercusión que cualquier error tenga en el modelo utilizado para pronosticar el marcador.

Al igual que los apostantes, las casas de apuestas tienen que utilizar modelos para pronosticar marcadores, por lo que deben protegerse ante las consecuencias de cometer un error. Supongamos un marcador de 6-1: según el pronóstico del modelo original de Ben tendría un ROI esperado del 31,7 %, pero con estos nuevos datos es del 232,8 %, más de siete veces mayor. Para un empate 6-6, el cambio se multiplica por 19.

No te dejes engañar por la ley de los números pequeños

En febrero de 2017 escribí acerca de la ley de los números pequeños, por la que los apostantes malinterpretan un beneficio a corto plazo al considerarlo representativo de la habilidad para hacer pronósticos. Esto puede ser especialmente peligroso para quienes les guste apostar con las cuotas de marcador exacto. Pensemos en alguien que apuesta muchas veces a un marcador exacto de 3-2 con una cuota de 27/1, como en el caso del Tottenham v Everton. Conseguir una victoria al principio podría dar perfectamente la impresión de que ese apostante ha encontrado un error en los precios de la casa de apuestas y se ha asegurado un valor esperado positivo.

Por supuesto, es posible que esto sea cierto, pero la evidencia sugiere que es mucho más probable que simplemente haya tenido suerte. Preferimos las explicaciones casuales al azar para explicar las cosas que ocurren; los apostantes que obtienen beneficios se engañan fácilmente y suponen que tienen algo que ver con esa ganancia. Además, dada la probabilidad bastante razonable de conseguir un beneficio con las primeras 27 apuestas con un precio de 27/1, como demuestra la siguiente gráfica, el mundo de las apuestas a marcador exacto no estará falto de personas dispuestas a seguir creyendo que tienen habilidad para hacer pronósticos.

El sesgo de supervivencia asegurará entonces que los demás percibamos una mayor posibilidad en cuanto a la prevalencia de esa habilidad. Normalmente, los ganadores escriben la historia. Los apostantes que tienen éxito suelen hablar de sus ganancias mucho más de lo que los apostantes sin éxito hablan de sus pérdidas.

in-article-correct-score-predictions-7-hero.jpg

Sin embargo, las expectativas a largo plazo revelan el panorama general. Tras cada grupo de 28 apuestas, la probabilidad de obtener beneficios caerá en picado debido al hecho de que el valor de una victoria es 27. Evidentemente, este patrón en el que la rentabilidad esperada disminuye rápidamente hacia un valor cero apenas resulta sorprendente dado un ROI esperado por apuesta de tan solo el 58,6 % (suponiendo, por supuesto, que el modelo de Ben es correcto).

in-article-correct-score-predictions-8-hero.jpg

Apuestas a marcadores exactos: resumen

A muchos apostantes les encanta el atractivo de las grandes ganancias que ofrecen las apuestas a marcador exacto, y pueden dejarse engañar fácilmente por el éxito. Sin embargo, quienes se sientan atraídos por las cuotas mucho mayores que se ofrecen deben reconocer que no solo tendrán una posibilidad mucho menor de ganar, sino también que la forma en que las casas de apuestas manipulan sus cuotas garantiza que potencialmente se enfrentarán a una desventaja esperada mucho mayor.

Es cierto, hay más oportunidades para que las casas de apuestas cometan mayores errores, pero ese es uno de los motivos por los que hacen que las cuotas de marcador exacto más altas sean tan injustas.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.