sep 7, 2018
sep 7, 2018

El método del hándicap sencillo (segunda parte): encontrar valor

Por qué la sencillez puede ser la clave del éxito

Mirar más allá de las cifras para encontrar valor

El método del hándicap sencillo (segunda parte): encontrar valor

En su primer artículo para Pinnacle, Adam Chernoff explicó en qué consiste el método del hándicap sencillo y cómo puede ayudar a quienes apuestan en la NFL. Ahora nos ofrece una explicación más detallada sobre cómo se puede utilizar este método a fin de descubrir imprecisiones en el mercado de apuestas. Sigue leyendo para obtener más información.

Conceptos básicos del método del hándicap sencillo

En mi artículo anterior describí la importancia de descomponer las apuestas hasta llegar a su forma más básica. Antes de continuar con la lectura de la segunda parte, te recomiendo que leas mi primer artículo (si todavía no lo has hecho). Mientras lees la segunda parte, es importante que tengas en cuenta los principios básicos de la primera.

Por qué la sencillez puede ser la clave del éxito

Mi ciudad natal en la provincia canadiense de Saskatchewan tiene una población de 2.300 habitantes. Es una comunidad granjera y conservadora que se encuentra a pocas horas al este del «París de las praderas». Para ganarse la vida, sus habitantes confían en métodos de eficacia demostrada que han pasado de generación en generación. Uno de ellos tiene un gran aparcamiento repleto de vehículos usados que se encuentra en la periferia sur. Hileras e hileras de camionetas y camiones viejos y oxidados dan la bienvenida a todo el que llega a la localidad. La ubicación no podía ser peor.

En mi juventud jugaba al golf todos los días del verano. En cuanto terminaba el colegio, mis amigos y yo llevábamos los palos al campo y jugábamos tantos hoyos como podíamos antes de que anocheciera. Atajábamos atravesando el antiguo aparcamiento de vehículos y comenzábamos en el sexto hoyo para evitar que el crepúsculo se abalanzara sobre el primer tee. Pasé casi dieciséis años maldiciendo al aparcamiento cada día de verano que lo atravesaba.

«¿Quién querrá comprar esta chatarra? ¡Vaya escombrera y menudo desperdicio de espacio!»

Volví a mi ciudad natal cuando tenía unos 25 años, tras pasar unos años trabajando en la República Dominicana. Después de jugar un partido de golf, fui a uno de los pocos restaurantes del lugar. El propietario del antiguo aparcamiento de vehículos estaba sentado en la mesa de al lado. Nos pusimos al día brevemente en medio de algunas bromas.

«Sigues comprando y vendiendo todo lo que ves?». Le pregunté.

«Es lo único que sé hacer». Me respondió.

Después de algo de cháchara, me di la vuelta para disfrutar de mi comida.

En ese mismo instante, algo hizo clic en mi cabeza y tuve un momento de inspiración. Por primera vez en mi vida comprendí el lado positivo del aparcamiento de vehículos y del negocio que el hombre tenía. Trabajar tres años en la República Dominicana para una casa de apuestas me sirvió para aprender mucho acerca de comprar a un precio bajo y vender a un precio alto. Y esto es precisamente lo que el hombre hizo durante toda su vida.

Me incliné sobre el asiento para volver a mirarle y le pregunté:

«Tienes docenas de vehículos iguales en tu aparcamiento, ¿por qué compras el mismo una y otra vez?».

Sonrió con aire de suficiencia:

«Todo depende del precio. Si consigo un buen precio en la subasta o del vendedor, sé que habrá demanda y que siempre conseguiré sacar beneficio».

«Cierto...», respondí, y volví a darme la vuelta para terminar mi comida.

Necesité veintidós años para establecer una relación entre la vida real y las apuestas deportivas. Estaba tan acostumbrado a atravesar caminando el antiguo aparcamiento de vehículos cada día que nunca me paré a pensar en el otro lado de la ecuación. Nunca me di cuenta de que cada montón de metal y piezas de coches representaba tanto el valor como la ventaja de una posición estratégica planeada con mucha antelación.

Esta historia es la premisa que subyace tras el segundo paso del método del hándicap sencillo.

Mirar más allá de las cifras para encontrar valor

El simple hecho de que un equipo de la NFL aparezca con un precio inflado no quiere decir que ese equipo represente valor para apostar a su favor. Resulta fundamental buscar oportunidades de apuesta con ventaja que también tengan un precio inflado.

Hay una razón por la que el antiguo aparcamiento de vehículos está repleto de modelos Ford F-150 y Dodge Ram de segunda mano, en lugar de estarlo con modelos GMC Sierra e Isuzu Hombre. Si el propietario compraba únicamente en función del mejor precio en cada subasta, llegaría a casa con cualquiera que fuera la mejor oferta, independientemente del fabricante o modelo.

Aquellos que tienen la fuerza de voluntad y la disciplina necesarias para ser constantes terminarán como el anciano propietario del aparcamiento de vehículos, es decir, disfrutando de seguridad financiera y viviendo cómodamente en el lado perspicaz de la vida.

Comprar un producto en un mercado libre porque tiene un buen precio puede ser una estrategia perjudicial si no se presta atención a la oportunidad de conseguir beneficios. Eso mismo es cierto en el caso de las apuestas de la NFL.

Si apostar cada semana por el equipo con el margen de puntos más inflado tuviese correlación con el éxito a largo plazo, todos los apostantes podrían ser fácilmente ganadores de por vida. Tanto los apostantes profesionales como los recreativos suelen buscar precios inflados en el mercado. La diferencia es que los profesionales suelen hacerlo únicamente con equipos que tienen ventaja, mientras que los recreativos se conformarán con aceptar el número más grande.

Durante casi cinco décadas, el propietario del aparcamiento de vehículos encontró una oportunidad en su mercado (vehículos con demanda) y acotó un precio de mercado preciso (valor de compra medio). Tomaba constantemente una decisión final (pujar en las subastas) cuando podía comprar un vehículo por un precio inferior a ese.

El primer paso del método del hándicap sencillo es determinar las oportunidades del mercado (equipos con ventaja), mientras que la mentalidad en el segundo paso acotará un precio de mercado preciso (y después encontrará precios inflados). La combinación de estos dos pasos llevará a encontrar continuamente equipos con ventaja a precios inflados, a fin de apostar a precios mejores que el verdadero valor de mercado, es decir, una propuesta rentable a largo plazo.

Habrá muchas semanas en las que el primer paso encuentre muchos posibles equipos con ventaja y el segundo paso demuestre que todos tienen un precio demasiado bajo, lo que a su vez hace que ambos pasos se excluyan entre sí. Esto es algo común y debe ser previsto. El desafío consiste en no apostar y en seguir siendo fiel a la metodología a largo plazo. Aquellos que tienen la fuerza de voluntad y la disciplina necesarias para ser constantes terminarán como el anciano propietario del aparcamiento de vehículos, es decir, disfrutando de seguridad financiera y viviendo cómodamente en el lado perspicaz de la vida.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.