mar 9, 2020
mar 9, 2020

El problema con las sorpresas

La teoría de las sorpresas

Jeremy Lin y la selección nacional de Kosovo

Trabajar con lo que tenemos

El problema con las sorpresas

¿Es una estrategia apostadora viable buscar la rentabilidad en posibles sorpresas? ¿Cómo hallar estas sorpresas? En este artículo, se comentan las oportunidades y dificultades que surgen al buscar equipos sorpresa en el mercado de apuestas.

La teoría de las sorpresas

Un tema sobre el que ya he escrito es la importancia de la información al momento de apostar. Los precios surgen de la suma de información disponible en el mercado, entonces ¿cómo pueden los apostadores hallar una ventaja?

La búsqueda de opciones sorpresa es un concepto que les resulta intuitivo a los apostadores incipientes y en teoría tiene su lógica. Las casas de apuestas cubren una amplia gama de deportes y eventos, por lo cual no pueden prestar demasiada atención a cada uno, mientras que los apostadores sí pueden concentrarse en uno solo.

En general, el mercado es eficiente, pero los apostadores optimistas se convencen de que solo necesitan hallar una oportunidad y de que la casa de apuestas solo debe pasar por alto un aspecto de un evento para darles esa oportunidad.

En un mercado que ha demostrado ser muy eficiente, ¿es realista dicho razonamiento?

En defensa de las sorpresas: a la gente inteligente se le pasan cosas por alto

La realidad nos ha dado muchos ejemplos de gente muy inteligente que hace cosas no muy inteligentes. A veces, la mayoría de los participantes de un mercado no se percata de algo que una vez sucedido parece haber sido obvio, a pesar de tener muchos incentivos para detectarlo.

Quizás una víctima famosa de gente aparentemente inteligente haciendo algo no tan inteligente fue el exjugador de la NBA Jeremy Lin.

A Lin, a pesar de tener talento para la NBA, increíblemente no le ofrecieron becas para la División 1 del básquet universitario. Luego se ganó un lugar en el equipo de Harvard y fue figura allí, pero no lo eligió nadie en el draft de la NBA. Sin embargo, las estadísticas marcaban que debería haber sido elegido entre los primeros.

En el libro de Michael Lewis “The Undoing Project”, el gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, cuenta que decidió no elegir a Lin en el draft a pesar de que según sus modelos de análisis merecía ser elegido en la primera ronda. No lo eligieron porque les parecía “poco atlético”. Este resultó ser un ejemplo de alguien inteligente que hace algo no inteligente.

“Al año siguiente de no elegir a Jeremy Lin, los Houston Rockets comenzaron a medir la velocidad de los primeros dos pasos de cada jugador. Jeremy Lin era el jugador más veloz haciendo el primer movimiento de todos los que midieron. Tenía explosión y cambiaba de dirección mucho más rápido que la mayoría de los jugadores de la NBA”.

Lin era increíblemente atlético. Los prejuicios basados en su apariencia y su trayectoria poco común impidieron que gente inteligente apreciara su talento, a pesar de tener grandes incentivos para tomar las mejores decisiones posibles al reclutar jugadores y a pesar de contar con datos que evidenciaban su capacidad.

Dado que la probabilidad de un hecho se basa en la suma de la información disponible en el mercado (sabiendo que algunas fuentes de información son más valiosas que otras), ¿es posible que estos errores que existían hasta hace poco al máximo nivel del deporte sigan existiendo en el mundo de las apuestas?

La búsqueda de la sorpresa: ¿el mercado pasó por alto a Kosovo?

Kosovo se integró a la FIFA en mayo de 2016 y comenzó a participar con su selección de fútbol en las competencias oficiales. En sus primeros partidos oficiales, les fue como uno esperaría que le fuera a uno de los últimos equipos del ranking mundial de la FIFA. En el primer encuentro sorprendieron con un empate contra Finlandia, pero luego perdieron nueve partidos seguidos, incluido un papelón contra Croacia.

Al ver esos resultados y el ranking mundial, uno pensaría que se trataba de uno de los peores equipos de Europa.

Pero existía información vital que no debía soslayarse. Al tratarse del equipo más nuevo de Europa y no haber jugado de manera oficial con una genuina ventaja de localía, no parece justo haber comparado a Kosovo con equipos como Malta o Andorra.

Con ver el talento del plantel alcanzaba para apreciar que tenían un techo más alto que el indicado por las estadísticas básicas. Esto quedó en evidencia al formarse su grupo en la Liga de las Naciones de la UEFA:

Equipo

Valor del plantel según Transfermrkt (millones)

Azerbaiyán

9

Islas Feroe

2,48

Malta

1,73

Kosovo

31

A pesar del valor muy superior de su plantel, Kosovo llegó a pagar 2,75 por ganar el grupo detrás del favorito Azerbaiyán.

Esto se vio reflejado en las cuotas de las primeras fechas del grupo. En los partidos de local contra Islas Feroe (cuotas de Pinnacle):

Cuotas para victoria de Kosovo sobre Islas Feroe 1,61 (local)

Cuotas para victoria de Azerbaiyán sobre Islas Feroe 1,53 (local)

Al tomar como referencia el valor de los planteles, el equipo de Kosovo era muy similar al de Hungría que jugó de local contra Islas Feroe en las eliminatorias mundialistas. La victoria de Hungría en dicho partido pagaba 1,33 a pesar de no tratarse de un equipo superior a Kosovo.

En este caso, se puede decir que Kosovo fue una sorpresa al estilo de Jeremy Lin. La primera impresión fue que era un mal equipo, como la primera impresión de Lin para los buscadores de talentos fue que no era atlético.

¿Puede ser que la diferencia entre las cuotas de Kosovo y equipos similares o inferiores se debiera a que el mercado no hizo caso a su potencial? ¿O fue simplemente que se tomó en cuenta la inexperiencia del equipo al definir el precio del mercado?

En defensa de las sorpresas: por qué es imposible determinar el valor potencial de Kosovo

La idea de que no se previó la sorpresa de Kosovo resulta lógicamente atractiva. Un equipo nuevo con más talento del reflejado en las cuotas parece ser una buena oportunidad.

El gran problema es que es imposible evaluar si era una oportunidad, y mucho menos el valor de dicha oportunidad. Al equipo le fue bien en este caso, pero habría que repetir el escenario miles de veces para tener una muestra significativa que permita evaluar la situación.

Lo mismo sucede con Jeremy Lin. Es muy fácil decir que se lo pasó por alto en la universidad, pero no tenemos una muestra lo suficientemente grande como para decir que ahora hay otros talentos de su nivel trabajando de otra cosa.

De hecho, si hubiera sufrido una lesión grave en la universidad o si hubiera quedado afuera de la NBA antes del fenómeno “Linsanity”, no estaríamos hablando de él. Tanto Kosovo como Lin son ejemplos clásicos del sesgo de la supervivencia.

Aquí es imposible evitar el sesgo de selección. Las sorpresas que recordamos son las que triunfan, pero nos olvidamos de los Kosovo que pierden o los Lin que nunca llegan a nada.

Jugar a ciegas: utilizar lo que hay a disposición                                                                             

Si bien hay que reconocer la dificultad de definir el valor de las posibles sorpresas, no me parece lógico recomendar a los apostadores que no las busquen nunca.

En el caso de Lin, los datos luego demostraron que se trataba, en efecto, de un jugador menospreciado. La prueba es que el método de análisis de jugadores de los Rockets que detectó el error cometido con Lin pronto fue adoptado por el resto de la liga.

Los equipos de la NBA se vieron obligados a reevaluar su método de análisis de los jugadores en un mercado competitivo, al ver que antes jugadores como Lin se habían pasado por alto y ahora los Rockets habían hallado una ventaja.

La posible falla del mercado de apuestas ante un equipo como Kosovo es más difícil de determinar a pesar de los resultados positivos.

No obstante, aunque sea casi imposible cuantificar la ventaja del apostador ante un equipo como Kosovo, esto no significa que la ventaja no exista.

Lo que sí significa es que es muy difícil incorporar esta apuesta en una estrategia, ya que es difícil determinar el nivel de la ventaja.

Si bien es difícil crear un modelo para estas situaciones, la búsqueda de sorpresas como la de Kosovo o la pelea de Mayweather vs. McGregor podría ser una estrategia apostadora viable, aunque frustrante por su imprevisibilidad e irregularidad. Incluso en un mercado en general eficiente.

Lamentablemente, en el deporte tanto como en las apuestas, esas ventajas, si existen, desaparecen enseguida. Como dice Morey, “cuando todos los equipos conocen un mecanismo del mercado, el mecanismo deja de existir”.

Los apostadores que crean haber descubierto una manera de hallar sorpresas lucrativas deben aprovecharla antes de que desaparezca.

Si te gustó este artículo, lee nuestros artículos sobre estrategias apostadoras o dirígete a Recursos para apostadores para acceder a más información.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.