abr 15, 2020
abr 15, 2020

El factor de aleatoriedad en las apuestas deportivas

¿A qué se debe esta aleatoriedad en las apuestas deportivas?

¿Cuál es el nivel de aleatoriedad de las apuestas deportivas?

Análisis del nivel de aleatoriedad de las apuestas deportivas

El factor de aleatoriedad en las apuestas deportivas

Por naturaleza, las apuestas deportivas son una actividad incierta. La pregunta es, entonces, qué pueden hacer los apostadores para controlar esta aleatoriedad. Joseph Buchdahl analiza la mejor manera de lidiar con esta aleatoriedad inevitable y propia de las apuestas deportivas.

¿A qué se debe esta aleatoriedad en las apuestas deportivas?

En el artículo La ilusión del control, analizamos los peligros y riesgos de malinterpretar correlaciones carentes de significado en datos que son intrínsecamente aleatorios, incontrolables e impredecibles.

Tal como sucede con el pronóstico del tiempo y el mercado bursátil, las apuestas deportivas son una actividad intrínsecamente incierta.

En las apuestas deportivas, la idea de que los resultados se pueden catalogar directamente como información y de que el conocimiento sobre un equipo o jugador puede generar una confianza exagerada en la propia capacidad predictiva. Tal como se menciona en este artículo, contar con información escasa puede resultar peligroso.

Es más, el sesgo de atribución autocomplaciente hace más probable que asociemos el éxito de los pronósticos a características internas (como la idea de que un apostador es un pronosticador talentoso cuyas habilidades le permiten tomar las decisiones adecuadas) y el fracaso con características externas (por ejemplo, que el fracaso de un apostador se debe simplemente a la mala suerte).

A pesar del anhelo por tener el control, la realidad indica que tal como sucede con el pronóstico del tiempo y el mercado bursátil, las apuestas deportivas son una actividad intrínsecamente incierta. Los juegos o partidos se desarrollan de manera compleja, caótica y posiblemente no determinista si admitimos que lo que sucede puede ser pura y exclusivamente producto del azar.

La mayoría de los apostadores sabe que en las apuestas individuales tanto la buena como la mala suerte pueden tener un papel fundamental a la hora de determinar si ganan o pierden. La pregunta es hasta qué punto el factor del azar afecta los resultados en períodos largos de tiempo.

¿Cuál es el nivel de aleatoriedad de las apuestas deportivas?

Un ejercicio útil para evitar que la aleatoriedad nos engañe por completo es analizar el nivel exacto de variabilidad aleatoria intrínseca en los resultados de los eventos deportivos.

Una forma de determinarlo es crear un gráfico de comportamiento temporal con las ganancias de apuestas hipotéticas mediante cuotas justas para analizar cuánto varían en diferentes períodos de tiempo. Las cuotas de las apuestas simplemente representan una probabilidad estimada de nuestras previsiones.

La teoría de la sabiduría de las multitudes garantiza que, en general, estas cuotas son un indicador confiable de las probabilidades 'reales'. No obstante, la aleatoriedad es garantía de que los resultados se desviarán con frecuencia de las previsiones ideales del mercado.

En primer lugar, el siguiente gráfico muestra la variación promedio del rendimiento (o la rentabilidad) del capital invertido de las apuestas niveladas en un total de diez partidos para todas las victorias de local, empates y victorias de visitante en diez temporadas de fútbol de la liga inglesa (específicamente entre 2005-06 y 2014-15).

fooled-by-r-graph1.jpg

Las cuotas justas de apuestas se basan en las cuotas promedio de apuestas por partido del mercado real sin el margen de ganancia del corredor.

Como pueden ver, debido a la desviación real de los resultados es muy difícil sacar conclusiones razonables. La mayoría de los apostadores reconoce y acepta que en muestras pequeñas de solo 30 apuestas, los resultados inesperados provocan diferentes desviaciones con respecto a la rentabilidad prevista de 0 %.

Por ejemplo, los ganadores no favoritos elevarán la línea por encima del cero, mientras que el exceso de ganadores favoritos que ofrecen ganancias por apuestas niveladas proporcionalmente menores desciende por debajo del cero.

Sin embargo, cabe destacar que la magnitud en las fluctuaciones algunas veces se incrementa lo suficiente como para superar el 50 %. Si un apostador muestra una rentabilidad de más del 50 % luego de 30 apuestas, se presume que la tentación de atribuir este hecho a la habilidad o a la buena suerte será la misma.

Por otro lado, si la rentabilidad fuese menor al 30 %, probablemente se le presentarían dudas sobre sus habilidades y eventualmente habría una regresión a la media.

El segundo gráfico muestra la ganancia promedio variable por apuestas niveladas en un total de 100 partidos para el mismo esquema de encuentros. Como verán, continúa habiendo una importante variabilidad de la aleatoriedad intrínseca, dado que la desviación más grande produce una excelente rentabilidad de 23,5 % en 300 apuestas.

fooled-by-r-graph2.jpg

Incluso el gráfico sobre la ganancia promedio variable por apuestas niveladas en un total de 1000 partidos muestra un nivel notable de variabilidad residual de la aleatoriedad intrínseca.

fooled-by-r-graph3.jpg

¿Qué podemos aprender de todo esto?

Si bien la cantidad de apuestas que se presentan en este estudio es mayor que las que hace la gran mayoría de los apostadores en varias temporadas de fútbol, igualmente muestra grandes desviaciones de varios puntos porcentuales en la rentabilidad durante un período de tiempo considerable.

Si bien los apostadores más talentosos son mejores a la hora de pronosticar los resultados de los eventos deportivos también reconocen que es una cuestión de azar.

Además es claro que ningún jugador apuesta en todos los resultados de victorias de local, empates y victorias de visitante de todos los partidos de fútbol. No obstante, es probable que en una muestra de sus propias apuestas durante un período largo de tiempo se observe un nivel similar de variabilidad de la aleatoriedad de las ganancias comparable con cualquier sistema complejo en el cual los resultados están cargados de una gran cantidad de incertidumbre.

Lo más importante de lo que hemos visto es que aunque se logre alcanzar un 20 % de rentabilidad luego de 300 apuestas o un 4 % luego de 3000, no hay forma de confirmar que esto sea resultado de ningún grado de habilidad. A menos que conozcamos el nivel de aleatoriedad de los deportes en todos los períodos de tiempo, lo más probable es que nuestro propio sesgo de atribución autocomplaciente logre engañarnos.

Hasta los apostadores más talentosos reconocen que si bien son mejores que otros a la hora de pronosticar los resultados de los eventos deportivos, la mayor parte de lo que sucede en los deportes se debe al azar.

Nate Silver demostró que hasta el mejor jugador de póker del mundo puede perder dinero en 100 000 manos desafortunadas. Como dicen por ahí, el ruido es más fuerte que la señal.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.