may. 12, 2020
may. 12, 2020

Los peligros de ponderar probabilidades en función de la intuición

Mediciones cuantitativas vs. impresiones emocionales

Imágenes vívidas: visualizar que la pelota entra en el arco

Fraseología: la importancia de las palabras

Subestimación de los eventos poco probables

Los peligros de ponderar probabilidades en función de la intuición

¿Sabe por qué es mala idea apostar por su equipo favorito? Por el mismo motivo por el que las loterías son tan populares y a las personas les resulta difícil determinar la probabilidad de eventos poco frecuentes, como un hoyo en uno. En esencia, esto se debe a una percepción sesgada a raíz de lo que se conoce como los efectos de posibilidad y certeza.

Muchos apostadores no miden el valor de una apuesta por su valor esperado (VE) sino que tienen en cuenta su intuición sobre las posibles ganancias. Por ejemplo, intentemos calificar la importancia de los siguientes incrementos en las probabilidades de ganar 1 millón de euros:

Si bien todas las opciones representan el mismo cambio cuantitativo (una mejora del 5 %), cada una genera una impresión cualitativa diferente. Esto quiere decir que cada opción produce una reacción emocional distinta. Veamos la siguiente imagen:

possibility-certainty-insert.jpg

La opción (a) nos permite pasar de no tener ninguna oportunidad de ganar1 millón de euros a tener una. Si bien es una oportunidad muy pequeña (con una probabilidad de 0,05), la aproximación a la posibilidad es un disparador clave de las emociones positivas. Este sentimiento se conoce como el efecto de posibilidad, que suele llevar a los apostadores a sobredimensionar las probabilidades remotas. Además, es la fuerza impulsora detrás de la participación en la lotería, en la cual por un pequeño desembolso se ofrece la posibilidad de ganar a lo grande.

Las opciones (b) y (c) suelen generar impresiones mucho menos dramáticas. A pesar de que la oportunidad de ganar con la opción (b) se duplica, no proporciona un impacto cualitativo, ya que no activa los mismos mecanismos mentales.

Con la opción (d) el resultado se convierte en certeza (100 %), y produce lo opuesto al efecto de posibilidad. Esto se conoce como el efecto de certeza y significa que, ante la ausencia de cálculos del VE, los resultados que se aproximan a la certeza suelen subestimarse en función de su probabilidad.

Imágenes vívidas: visualizar la pelota dentro del arco

A pesar de los beneficios de ponderar las probabilidades, los apostadores suelen inclinarse por el equipo A en lugar del equipo B, por creer que tiene una mayor probabilidad y no en función de un cálculo de valor superior.

Además, existen estudios que demuestran que el uso objetivo de la probabilidad para analizar resultados disminuye cuando el tema en cuestión evoca una representación emocional vívida sobre un resultado o la forma en que se expresa una apuesta requiere un enfoque específico.

Volviendo al ejemplo de la lotería, todos nos hemos preguntado alguna vez qué haríamos si ganáramos la lotería. Este es un ejemplo en el que se genera una fantasía vívida sobre un resultado improbable. Y esto nos lleva inevitablemente a sobredimensionar la probabilidad de ganar el premio mayor.

Por la misma razón, apostar por nuestro equipo o jugador favorito es una mala idea, por que nuestro vínculo emocional genera proyecciones más vívidas del resultado que deseamos (imaginar que la pelota entra en el arco) y hace que sobredimensionemos la probabilidad.

Fraseología: la importancia de las palabras

Cuando una apuesta se expresa en términos claros, es más fácil calcular el valor esperado (ya sea aproximado o calculado de forma explícita), por lo que la ponderación se acercará o coincidirá con la probabilidad. Sin embargo, las variaciones sutiles en la forma en que se expresan las apuestas pueden marcar una diferencia en la interpretación.

«Una de las reglas de oro al apostar es que todas las apuestas deben analizarse en función del valor esperado».

Por ejemplo, los mercados de apuestas absolutas pueden expresarse como «jugador A vs. el resto de los participantes» o como una lista extensa de todos los participantes, incluido el jugador A (es decir, jugador A: 3,201, jugador B: 9,454, jugador C: 11,232, etc).

La primera opción presenta de forma sencilla la tarea del jugador A, lo que genera un sobredimensionamiento cognitivo de su probabilidad de ganar. La segunda opción, a pesar de tener exactamente la misma probabilidad, parece mostrar un prospecto más desalentador solo porque se enumera a los oponentes que debe vencer el jugador A. Esto provoca una subestimación en el análisis.

El enfoque es tan importante como los sentimientos

Del mismo modo, el enfoque es sumamente importante cuando se trata de malinterpretar la probabilidad. Es común encontrarse con las siguientes apuestas:

«¿Anotará el equipo A?»
Cuotas para «Sí»/Cuotas para «No»
«¿Anotará el equipo A?»
Cuotas para «Sí»/Cuotas para «No»

La interpretación de los apostadores está sobredimensionada cuando se enfoca en cada opción por separado y no en una combinación de ambas preguntas:

«¿Anotarán el equipo A y el equipo B?»
Cuotas para «Sí»/Cuotas para «No»

Un estudio realizado por Craig Fox y el difunto psicólogo Amos Tversky en 1999 lo demuestra claramente. Se le pidió a un grupo de fanáticos del baloncesto de EE. UU. que analizaran las probabilidades individuales de los ocho equipos en cuartos de final de las eliminatorias de la NBA.

El análisis sin recurrir a un cálculo adecuado lleva a sobredimensionar la probabilidad.

Debido a que el foco estaba puesto únicamente en analizar las probabilidades de un equipo a la vez y a su fanatismo por la NBA, las personas consultadas generaron impresiones vívidas sobre cada uno y la probabilidad total de los resultados se sobredimensionó significativamente en un 240 % para los ocho. Obviamente, debería haber sido del 100 %.

Cuando se les pidió que analizaran las probabilidades de que hubiera un ganador de la Conferencia del Este o de la Conferencia del Oeste, estas se acercaron mucho al 100 %. Esto sucedió porque ambas opciones generaron menos respuesta emocional y eran igualmente específicas.

Eventos poco probables y subestimación: la pandilla del hoyo en uno

En 1991, dos apostadores (que se hicieron conocidos como «la pandilla del hoyo en uno») llevaron a cabo un infame golpe maestro en las apuestas. Este suceso ilustra muy claramente cómo la incapacidad de visualizar un evento poco probable y de realizar un análisis sin recurrir a un cálculo adecuado pueden llevar a subestimar la probabilidad.

Luego de analizar de forma exhaustiva las estadísticas, estos dos apostadores calcularon que las probabilidades de que se realizara un hoyo en uno en un evento del European Golf Tour eran de aproximadamente 2,25. Con esta información, recorrieron el país en busca de casas de apuestas independientes, a las que solicitaban cuotas para el hoyo en uno en los torneos de golf televisados. Para estas pequeñas operaciones no contaban con analistas de riesgo sofisticados, por lo que se dejaban llevar o, en otras palabras, seguían su intuición.

Las casas de apuestas pensaban que era poco probable que hubiera un hoyo en uno, ya que lo habían visto muy pocas veces o ninguna, tanto en lo personal (en el caso de los que jugaban al golf) como por televisión, en donde no había garantía de que se trasmitiera el tiro de salida debido a la cobertura limitada. Como resultado, los precios variaron entre 4,00 y 101,00. Este fue un ejemplo perfecto de la subestimación de los eventos poco probables.

Una de las reglas de oro al apostar es que todas las apuestas deben analizarse en función del valor esperado, el promedio de los resultados al analizar cada uno en función de la probabilidad.

Lamentablemente, los apostadores suelen ponderar las diferentes opciones en función de lo que intuyen sobre las probabilidades, y esto genera los efectos de posibilidad y certeza, que pueden costar muy caro.

Si le gustó este contenido, quizás le interesen los artículos de psicología de las apuestas de Pinnacle.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.