feb. 22, 2021
feb. 22, 2021

Entrenamiento de primavera de las MLB: todo lo que debe saber

¿Qué es el entrenamiento de primavera de las MLB?

¿Cómo funciona el entrenamiento de primavera?

¿Qué son la Liga del Cactus y la Liga de la Toronja?

¿Puede el entrenamiento de primavera brindar información sobre las apuestas de béisbol?

Entrenamiento de primavera de las MLB: todo lo que debe saber

El entrenamiento de primavera es un clásico del calendario de las Grandes Ligas de Béisbol que cumple un rol importante para los equipos antes de la temporada regular. ¿Entonces qué es el entrenamiento de primavera y cómo funciona? ¿Puede ser útil en las apuestas de béisbol? Continúe leyendo para averiguarlo.

¿Qué es el entrenamiento de primavera de las MLB?

El entrenamiento y los juegos de pretemporada de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) se conocen como entrenamiento de primavera. El entrenamiento de primavera comienza tradicionalmente a mediados de febrero y continúa hasta la primera fecha de la temporada regular de las MLB, la última semana de marzo.

El entrenamiento de primavera se ha vuelto cada vez más popular entre los fanáticos del béisbol.

En 2021, como resultado del comienzo pospuesto de la temporada a causa de la pandemia del COVID-19, la mayoría de los equipos de las MLB comenzaron el entrenamiento de primavera el 17 de febrero antes de que comiencen los partidos el 27 de febrero y se extiendan hasta la primera fecha de la temporada regular el 1 de abril.

Se cree que el autor del concepto de entrenamiento de primavera fue Albert Spalding, el presidente de los Chicago White Stockings (ahora los Chicago Cubs), quien llevó a su equipo a Hot Springs, Arkansas, a fin de que se preparara para la nueva temporada en 1886. El equipo respondió ganando la National League, tras lo cual otros equipos adoptaron un enfoque similar y comenzaron a jugar los juegos de pretemporada unos contra otros en la ciudad.

El entrenamiento de primavera ha sido testigo de varios momentos notables de la historia del béisbol. Probablemente el más destacado haya sido en marzo de 1918, cuando las lesiones obligaron a Babe Ruth, pitcher de los Boston Red Sox, a jugar un juego en la primera base, la primera vez en que se desempeñaba en dicha posición. Ruth lanzó un home run de 573 pies en el partido, lo cual fue el catalizador para su eventual victoria como venerado outfielder bateo acumulado de los New York Yankees

En la actualidad, los fanáticos del béisbol, al igual que los estudiantes universitarios durante el receso de primavera, disfrutan el entrenamiento de primavera, ya que les gusta viajar a los estados más cálidos para ver jugar a su equipo. En 2011, una cantidad récord de 1,59 millones de personas concurrieron a los juegos del entrenamiento de primavera de la Liga del Cactus, con sede en Arizona.

¿Cómo funciona el entrenamiento de primavera?

Los equipos de las MLB suelen llevar a cabo el entrenamiento de primavera en tres etapas. Primero, los pitchers y catchers se presentan para el entrenamiento inicial entre ellos; unos días más tarde, los jugadores de posición regresan para los ejercicios con el equipo completo y, unos días después, comienzan los juegos de pretemporada.

Los equipos de las MLB abordan el entrenamiento de primavera con un conjunto de prioridades típicas: desarrollar la aptitud física de los jugadores antes de la nueva temporada; probar los esquemas de juego y las formaciones, o restablecerlos; integrar a los nuevos jugadores en el equipo; y definir qué jugadores merecen un lugar en la lista de titulares.

Como resultado, algunos jugadores tienden a destacarse en gran medida durante el programa del entrenamiento de primavera y luego consiguen actuaciones limitadas en la temporada regular.

Sin embargo, el entrenamiento de primavera no presenta la misma estructura que la pretemporada de otros deportes, como el fútbol, donde es común que los equipos más grandes viajen por el mundo para jugar un conjunto de juegos amistosos destinados a generar dinero. En cambio, los equipos de las MLB se basan en la relación cercana entre ambos, suelen enfrentarse como parte de sus preparaciones y a menudo juegan más de 30 juegos.

Salvo algunas excepciones, la mayoría de los equipos occidentales completan la temporada de primavera en Arizona, mientras que los equipos orientales lo hacen en Florida. La distribución exacta de los equipos se indica a continuación:

Estado

Equipos

Arizona (Liga del Cactus)

Arizona Diamondbacks, Chicago Cubs, Chicago White Sox, Cincinnati Reds, Cleveland Indians, Colorado Rockies, Kansas City Royals, Los Angeles Angels, Los Angeles Dodgers, Milwaukee Brewers, Oakland Athletics, San Diego Padres, San Francisco Giants, Seattle Mariners, Texas Rangers

Florida (Liga de la Toronja)

Atlanta Braves, Baltimore Orioles, Boston Red Sox, Detroit Tigers, Houston Astros, Miami Marlins, Minnesota Twins, New York Mets, New York Yankees, Philadelphia Phillies, Pittsburgh Pirates, St. Louis Cardinals, Tampa Bay Rays, Toronto Blue Jays, Washington Nationals

Los equipos ubicados en Arizona y Florida compiten en la Liga del Cactus y la Liga de la Toronja, respectivamente. Aunque los resultados y las posiciones de estas ligas no contribuyan oficialmente a la temporada de las MLB, reciben la observación cercana de los fanáticos del béisbol, y es posible acceder a sus clasificaciones en el sitio web de las MLB.

Debido a que la cantidad de partidos de pretemporada que juega un equipo de las MLB se define a su discreción, los equipos se clasifican por su porcentaje de victoria en contraposición a la cantidad de partidos que ganaron. Por ejemplo, en la Liga del Cactus de 2019, los Braves (que se posicionaron primeros en la liga) jugaron solo 22 partidos, mientras que los Brewers disputaron 33, exactamente un 50 %más.

Asimismo, hay otras características notables de ambas ligas que es importante considerar. Por ejemplo, en la Liga del Cactus, los equipos suelen compartir las sedes, y solo los Angels, Athletics, Brewers, Cubs y Giants juegan en su propio estadio designado entre los 15.

A su vez, los equipos ubicados en Florida se dividen entre la Costa Atlántica y la Costa del golfo. Los Astros, Cardinals, Marlins, Mets y Nationals se sitúan en la primera ubicación, y el resto, en la segunda. Como consecuencia, la Liga de la Toronja suele observar a los equipos jugar la mayor parte de los juegos de pretemporada contra aquellos en la misma costa, mientras que solo disputan algunos juegos contra los que entrenan en la costa opuesta.

Aunque los equipos de las MLB disputen la mayoría de los juegos de pretemporada entre ellos, también jugarán a menudo contra otros oponentes, como universidades y clubes de béisbol de las ligas menores.

También pueden participar en juegos dentro del equipo, en que los integrantes del mismo equipo se enfrentan unos a otros; juegos de equipos divididos, que implican que un equipo juegue dos partidos en un día y se divida en dos equipos que juegan un juego cada uno; y los juegos B, que se consideran juegos del entrenamiento de primavera no oficiales en los cuales las estadísticas y las posiciones no se toman en cuenta para las dos ligas.

¿Puede el entrenamiento de primavera brindar información sobre las apuestas de béisbol?

La importancia del entrenamiento de primavera y su grado de incidencia en la temporada regular de las MLB es, desde hace mucho tiempo, una fuente de debate entre los fanáticos del béisbol, sus jugadores y entrenadores. No obstante, en los últimos años, se ha desarrollado un consenso cada vez mayor acerca de que existe una pequeña aunque coherente relación entre los dos factores.

El entrenamiento de primavera puede verse como un indicador menor de si un equipo mantendrá el desempeño particularmente fuerte o débil de la pretemporada en la temporada regular, aunque no mucho entre ambas instancias.

Por ejemplo, existen argumentos sólidos a favor y en contra de la importancia que se asigna a los resultados del entrenamiento de primavera. En un estudio donde se analizaron todos los juegos del entrenamiento de primavera entre 2006 y 2017, se descubrió que se producía una desviación estándar de solo 0,091 con los resultados de la temporada regular.

Es decir que si se usaba el porcentaje de victoria de un equipo en el entrenamiento de primavera para proyectar su porcentaje de victoria en la temporada regular, solo el 68 % de los equipos se desempeñaba dentro del amplio margen de 14,7 victorias. Dado que la temporada regular de las MLB incluye 162 juegos, este margen es muy poco confiable y conllevaría dificultades a la hora de predecir si el equipo en cuestión podría pasar a la fase eliminatoria.

Sin embargo, podría decirse que los factores aleatorios van perdiendo influencia en este sector en los extremos opuestos del espectro. Entre 2016 y 2019, de los ocho equipos que lograron el porcentaje de victoria más alto del entrenamiento de primavera cada año, 18 de los 32 (el 56,25 %) avanzaron hasta alcanzar la fase eliminatoria de las MLB de ese año. De modo similar, durante los mismos años, de los 24 equipos que se ubicaron al final de su división de la temporada regular, 15 (el 62,50 %) habían obtenido un porcentaje de victoria en el entrenamiento de primavera de 0,500 o peor.

Esta información indica que el entrenamiento de primavera puede usarse como un indicador menor de si un equipo mantendrá el desempeño particularmente fuerte o débil de la pretemporada en la temporada regular, aunque no mucho entre ambas instancias.

En términos del análisis de los jugadores individuales, es más adecuado emplear el entrenamiento de primavera para evaluar las formaciones probables de los equipos y de qué modo pueden jugar unos contra otros que para estudiar los rendimientos específicos. Una serie de juegos de pretemporada producirá datos volátiles para un jugador de las MLB determinado y, en la gran mayoría de los casos, no será tan confiable o significativa como sus estadísticas a lo largo de toda la temporada.

Por otra parte, existe cierta evidencia para indicar que el entrenamiento de primavera puede ofrecer datos útiles para el desempeño ofensivo de un equipo de forma colectiva. Históricamente, si el rendimiento de un equipo había sido inferior o superior frente a las proyecciones del porcentaje en base más el porcentaje de bateo acumulado (OPS) antes de la primavera, con mucha frecuencia esto se mantenía en la temporada regular.

En 2015, ocurrió un ejemplo destacado de esta cuestión, cuando los Minnesota Twins tuvieron un OPS inesperadamente bajo de 0,701 en el entrenamiento de primavera, por lo que su proyección para la temporada regular descendió en un 0,013 o el equivalente de dos a tres victorias. Luego registraron 83 victorias en la temporada regular, lo cual demostró ser claramente solo cuatro menos de lo suficiente para un lugar en el desempate.

Por naturaleza, el entrenamiento de primavera nunca podrá brindar información precisa sobre las predicciones para la temporada regular de las MLB en gran medida. Sin embargo, es irónico que para un deporte que suele decidirse por márgenes estrechos, el análisis de los resultados y las estadísticas en busca de grandes mejoras o deficiencias en el rendimiento de un equipo podría ofrecer beneficios útiles para evaluar cómo se desarrollará el resto del año.

Recursos para apostar: facultando sus apuestas

La sección Recursos para apostar de Pinnacle es una de las recopilaciones más exhaustivas de consejos expertos sobre apuestas que encontrará en Internet. Dirigida a todos los niveles de experiencia, nuestro objetivo consiste simplemente en facultar a los apostantes para que estén mejor informados.